Archivo de la categoría: Familia

La educación siempre presente, no siempre visible.

La educación siempre está presente, aunque no sea visible, en diversos ámbitos de lo cotidiano. Si tomamos como ejemplo el círculo familiar, a todo padre le acosan tres inquietudes. La primera y más elemental sería la relativa a su supervivencia y la de los suyos. Más fácilmente garantizadas en entornos pacíficos y tranquilos frente a los hostiles y convulsos por la concurrencia de desórdenes públicos y violencia social. La educación incide sobremanera en este aspecto, pues allí donde se goza de elevados niveles de educación resultan menores las probabilidades de altercados que provoquen riesgos para la seguridad física. Recordemos las palabras del Primer Ministro británico, David Cameron, con motivo de la ola de disturbios que sufrieron hace pocos años algunas ciudades inglesas: “El desastre moral de Europa tiene su origen en la educación”.

Una segunda inquietud de un padre es que sus hijos consigan el día de mañana un trabajo digno que les sirva de sustento igualmente digno. Aquí, la influencia del factor educativo es notablemente más determinante y capital que en el apartado anterior. No sólo la experiencia y práctica diarias, también el sentido común, nos dicen que aquéllas personas con más y mejor educación y con alto nivel de formación acceden a empleos de mayor cualificación profesional y bien remunerados. El saber no ocupa lugar pero determina el lugar que una persona ocupará o desocupará en la sociedad.

La inquietud por disfrutar de una existencia apacible y sosegada tras una larga e intensa vida profesional o laboral, preocupa asimismo a un padre de familia. Buena parte de ese disfrute se logra a través de cierto recreo o entretenimiento cultural en el que la educación y la formación recibida, o aún por recibir, se revela como un factor decisivo. La visita a un museo constituye una experiencia mucho más grata y fascinante para un conocedor de las corrientes culturales que para un un lego en conocimientos artísticos.

Podríamos concluir, amigo lector, que hay un espacio de seguridad, cohesión, satisfacción, progreso y felicidad alrededor de una persona y su familia en el cual la educación está siempre presente aunque en ocasiones no resulte visible. Una buena educación es suelo firme. Y de firmezas estamos necesitados en la hora actual ante tantas catástrofes humanitarias y naturales. Y termino con aquello apuntado por el escritor H.G. Wells:  la Historia de la Humanidad se reduce cada vez más a una carrera entre la educación y la catástrofe.

 

La misión de la escuela

La escuela es un factor de influencia decisiva en la formación de un pueblo. Su auténtica misión consiste en enseñar y en aprender; esto es, proporcionar contenidos necesarios al alumno, exigirle el conocimiento de los mismos y evaluar ese conocimiento premiando el talento y corrigiendo el fracaso.Todo sistema educativo debe estimular la voluntad, la constancia y la disciplina.  Debe recompensar el mérito, valorando el trabajo bien hecho. Ha de fomentar el hábito del esfuerzo, la tenacidad por entender y aprender los contenidos.

La mejor escuela es la que educa y enseña mejor. Y para ello debiera asentarse en una serie de pilares como la solidez académica del profesorado, la íntima compenetración entre los profesores, y de éstos con los alumnos, la autoridad del maestro compatible con la afabilidad en el trato, la calidad en los métodos de aprendizaje y la idoneidad de los contenidos, el acercamiento de la familia a la vida de los centros docentes, la concepción subsidiaria del Estado en la función educadora… El mejor sistema educativo es aquél en el que prima el respeto a los derechos humanos, la defensa de la libertad y responsabilidad personales, la recompensa del esfuerzo como instrumento de progreso y una buena instrucción acorde con la dignidad humana y no vasalla de ideologías.

La escuela ha de ser una continuación del hogar en donde los niños son instruidos en aquello que los padres quieren.

La educación como derecho II

La educación es un derecho. No un servicio púbico. Sí es un servicio público la obligación del Estado de garantizar la igualdad de todos los ciudadanos en el acceso a la educación. El derecho a educar corresponde a la familia, a los padres. No es predicable del Estado. Así, lo enuncian la Constitución española de 1978 y la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

Existieron razones históricas que provocaron que el Estado asumiera un papel protagonista y hegemónico en la educación. Hoy aquellas razones han desaparecido y las Administraciones públicas debe adoptar en materia de enseñanza una posición subsidiaria con respecto a la sociedad civil. Ello evitaría que la educación siga siendo objeto de la batalla ideológica dejando, por fin, de ser una cuestión política; un capítulo en los programas electorales de los partidos; un resorte de control e intervención en manos del poder público, para pasar a ser lo que realmente es: una función social, familiar, no estatal. Por ello, es una prioridad de cada una de las familias, de cada uno de los padres.

El derecho a la educación entronca con el libre desarrollo de la personalidad y con la propia esfera de libertad personal. La libre elección por los padres del tipo de escuela que quieren para sus hijos es un derecho inherente al derecho anterior que requiere para su garantía de un pluralismo y de una viabilidad económica en las ofertas escolares. De ahí, esa interdependencia entre la libertad de elección de centro escolar y la libertad de creación y dirección de centros escolares.